caite.info Personal Growth TRATADO DE OTORRINOLARINGOLOGIA PDF

Tratado de otorrinolaringologia pdf

Thursday, February 21, 2019 admin Comments(0)

Documents Similar To Diamante - Otorrinolaringología y Afecciones caite.info . Insuficiencia Ventilatoria Nasal (IVN). Uploaded by. José Gabriel Quiroga. Manual de otorrinolaringología de diferentes áreas de la medicina relacionadas con la Otorrinolaringología, unos en Basterra Alegria, J. Tratado de otorrinolaringologa y patologa cervicofacial. MASAJE REDUCTIVO caite.info Tratado de Otorrinolaringologia (Spanish Edition) [Jose Bertelli, Valentin Thompson] on caite.info *FREE* shipping on qualifying offers.


Author: CORNELIUS BUTRICK
Language: English, Spanish, Portuguese
Country: Mali
Genre: Environment
Pages: 771
Published (Last): 17.09.2016
ISBN: 188-1-49710-715-9
ePub File Size: 26.59 MB
PDF File Size: 15.83 MB
Distribution: Free* [*Regsitration Required]
Downloads: 38692
Uploaded by: ROSALVA

Request PDF on ResearchGate | On Jan 1, , caite.infoínez Soriano and others published Tratado de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello. 𝗗𝗼𝘄𝗻𝗹𝗼𝗮𝗱 𝗖𝗶𝘁𝗮𝘁𝗶𝗼𝗻 on ResearchGate | Tratado de otorrinolaringología / Valentín E. Thompson [et al.] | Incluye índice. caite.info Download Link: Tratado de otorrinolaringologia y cirugia de cabeza y cuello Treaty of Otolaryngology and Head and Neck Surgery.

Sorderas metablicas o estriales. Existe un predominio de las manifestaciones nasales, aunque no siempre tiene un origen naso farngeo. Entre las causas que puede generar hipoacusias de transmisin se encuentran: Sirva de ejemplo la siguiente sistemtica: Treatment of otitis externa in children. Claves diagnsticas en los somatosonidos o acfenos pulstiles.

Finally, 90 days after surgery, breathing improvement grade was assessed, as well as olfaction improvement grade no improvement, moderate improvement, total improvement ; facial pressure improvement grade no improvement, moderate improvement, total improvement ; snoring improvement grade no improvement, moderate improvement, total improvement and sneezing, itching, and rhinorrhea improvement grade no improvement, moderate improvement, and total improvement.

The turbinoplasty surgery technique consisted of the following: Subsequently, the bone spicules were removed with a chisel to reduce the bulging of the remaining turbinate Fig. After that, the patients were transferred to the recovery room and discharged in approximately 4 h after the surgery, without nasal packing. They were instructed to avoid efforts or blowing the nose on the first postoperative days and were warned that a small amount of bleeding is common.

On the second day after surgery, they started to perform nasal irrigation with 0. Saline solution nasal spray could also be used for this purpose. Nasal washing is an important operation step for rapid improvement of nasal obstruction and cleaning. Statistical analysis of pre-, trans- and postoperative parameters was carried out, comparing the differences between groups I and II. A total of 57 patients were included in this study, of whom 39 were diagnosed with allergic rhinitis group I and 18 without group II.

Preoperative data are shown in Table 1. The sample included 30 male individuals, 20 in group I and ten in group II; and 27 females, with 19 in group I and eight in group II. Nasal obstruction intensity was evaluated in both groups. Most of the patients had moderate to severe complaints in the groups, with no statistically significant differences between them.

As for the presence of preoperative snoring, it was found that most of group I patients snored 29 [ These numbers did not show statistically significant differences. The presence of smell alterations was also assessed. Only two patients in group II had this alteration. However, these results showed no statistically significant differences. Operating time was assessed in both groups during surgery Fig. On the seventh day after the surgery, patients were assessed in relation to breathing.

Improvement was not expected in all patients at this phase, due to swelling and presence of crusts, but many patients already mentioned improvement.

Most patients reported improvements at grades IV and V. On the 90th day, the degree of improvement in breathing was reassessed Fig. This evaluation showed considerable improvement of results, as usually there are no more crusts and edema. Regarding the improvement in the smell alteration symptom, all patients showed improvement after the operation.

Only two patients in group I showed mild improvement, whereas all others achieved complete improvement Fig. Regarding the facial pressure variable, most patients achieved complete improvement with surgery. Only one patient did not achieve any improvement, as shown in Fig.

Regarding the snoring, of the 38 patients who snored, most showed moderate or complete improvement, as shown in Fig. Finally, on the 90th day postoperatively, improvement in symptoms of sneezing, itching, and rhinorrhea was assessed in group I. Of the 39 patients, only four did not show any improvement, as shown in Fig.

This study only enrolled patients with nasal obstruction. Thus, the incidence of rhinitis in patients with nasal obstruction was much higher. Of the 57 patients, 39 Patients with obstructive symptoms who did not achieve any improvement with clinical therapy may benefit from surgical treatment. According to the authors' literature review, the most widely used current procedures are lateral fracture, electrocautery, partial turbinectomy turbinoplasty, and resection with microdebrider.

Patients submitted to lower turbinoplasty in the present study had inferior turbinate hypertrophy as the only finding. None of the cases had concomitant septal deviation or another finding, which made it possible for this study to assess the impact of surgery exclusively on the inferior turbinate. None of the postoperative parameters assessed between groups I and II showed statistically significant differences, but all parameters showed improvement in both groups.

Ophir et al. On the 90th postoperative day, 21 of the 57 patients Together, 56 Other rhinitis symptoms than nasal obstruction also show the effect of the nasal surgery.

The benefits of surgery on the inferior turbinate are not limited to improvement in nasal obstruction and encompass other rhinitis symptoms, mainly in relation to sneezing. The main objective of inferior turbinate surgery is to allow better circulation of air through the nasal passages. However, as turbinoplasty involves partial turbinate resection, and thus necessarily reduces nasal mucosa surface exposed to the action of allergens and other stimuli, as well as reducing the amount of glandular tissue in this region, this might explain the improvement in other rhinitis symptoms observed in this study.

These results demonstrate that the benefits gained from lower turbinoplasty are not limited to nasal obstruction, and patients also can expect improvement in other rhinitis symptoms. This study also showed an improvement in snoring. Of the 38 patients who snored, 24 It is noteworthy that of the 39 patients in group I, 29 Allergic rhinitis is closely related to sleep disorders, and physicians should be aware of this fact, as it represents an unexplored area.

Facial pressure also showed significant improvement in this study, as of the 22 patients who reported this symptom, 21 There were no statistical differences between the groups; however, most of them showed improvement. There are no studies on this parameter.

None of the preoperative symptoms showed statistically significant differences between patients with and without allergic rhinitis.

The only finding with statistically significant differences in the preoperative period was the measurement of IgE in vitro , in which 29 patients In the group without rhinitis, the test was positive in two cases IgE measurement determines that the patient has an allergy, but not necessarily allergic rhinitis. There are no studies comparing the degree of anosmia improvement with the turbinate operation, but a few studies have reported that the prevalence of anosmia in allergic patients is high.

In , Haro et al. Three months postoperatively, only two patients did not achieve overall symptom improvement, with no difference between the two groups. The assessed transoperative parameters were time of operation and transoperative bleeding.

The authors found no studies in the literature that evaluated these parameters in the inferior turbinate surgery between patients with and without allergic rhinitis. These parameters showed statistical differences in the present study. One factor could have been the result of the other, considering that when bleeding is higher, the operating time will be longer. This may be important for the scheduling of these surgical patients. Regarding improvement in breathing, at seven days postoperatively, 40 patients At 30 days, 47 patients This is consistent with the evolution in the first weeks postoperatively, when edema and crusts may obstruct breathing.

This study demonstrated the efficacy of inferior turbinoplasty three months after the surgery regarding non-obstructive symptoms of snoring, anosmia, facial pressure, itching, sneezing, and rhinorrhea, in addition to obstructive symptoms in patients with and without allergic rhinitis. Treatment of inferior turbinate hypertrofy: Ann Otol Rhinol Laryngol. The objective assessment of nasal patency. Ear Nose Throat J. Controversies in the management of inferior turbinate hypertrophy: Plast Reconstr Surg.

Campos Ch, Olival Ho, editors. Tratado de otorrinolaringologia, vol. III, 2nd ed. Roca; III Consenso sobre rinites. Braz J Otorhinolaryngol. Mabry RL. Surgery of the inferior turbinate: Otolaryngol Head Neck Surg.

Norberto Lietor Villajos. Lucia Zamudio Snchez. MIR Ciruga. Oral y Maxilofacial, H. Carlos Haya, Mlaga. Vasile Noje. Maria del Mar Gngora Miarro. Maria Luisa Alfrez Asenjo. Juan Antonio Jimnez Velzquez. Rosario Jdar Moreno. Alicia Cabanes Snchez. Diplomada en Enfermera. Pablo Olmedo Carrillo. FEA Servicio de Urgencias. Ascensin Maria Vilchez Parras. Carmen Garca Redecillas. Captulo 2. Captulo 3. Captulo 4.

Captulo 5. Captulo 6. Captulo 7. Vrtigo Maria de Alharilla Montilla Ibez. Captulo 8. Captulo 9. Captulo Epistaxis Adriana Pardo Maza. Tumores orofarngeos Engels A. Vicioso de los Santos y Eugenia Navio Poussivert.

Patologa infecciosa e inamatoria de las glndulas salivares Lucia Zamudio Snchez. Estando ya a la vista el nal de mi vida profesional he recibido el regalo y la responsabilidad por parte de mi compaera y amiga la Dra.

Basterra - Tratado de ORL y Patología Cervicofacial

Montilla de prologarle su primer libro. A la largo de esta andadura, a la que dentro de un futuro no muy lejano habr que poner n, he tenido la enorme suerte de compartir mi vida con grandes profesionales y mejores personas. En mi juventud recib y trat de aprender de los que fueron para mi ejemplo y modelo como el nio que admira y aprende de su padre y de los amigos de l. Tuve un hermano mayor, especialmente querido, que me ense a andar, sin tropezar demasiado, el profesor Sainz Quevedo del que siempre aprender.

Fue pasando la vida y con ello de los compaeros, amigos, hermanos, empec a tener compaeros, amigos, hijos, a los que veo crecer y de esos pequeos vuelos que les enseaba han pasado a elevarse ampliamente por encima ma, con gran satisfaccin por mi parte. La ms pequea es la Dra. Montilla que pese a su juventud coordina y escribe su primer libro profesional. Quiero destacar las guras femeninas, que me han rodeado, desde mis dos hermanas del alma, a mis nias y las llamo as porque coinciden tambin en edad con mis hijos biolgicos.

Quiero con esto marcar lo que para mi es esencialmente el concepto, tan cacareado actualmente de igualdad entre hombres y mujeres. Ellas no necesitan que nadie, por el hecho de ser mujer, diga que sean mejores o peores, demuestran continuamente que estn igual o por encima del mejor por el solo hecho de ser persona. La lectura del libro es amena, sencilla, sin renunciar en ningn momento a la rigurosidad cientca, lo que hace de l un instrumento muy til para tener ideas claras.

Este concepto ideas claras en mi experiencia profesional, ya de viejo, es algo fundamental para la buena prctica de la profesin y con ello, el benecio para el paciente.

Colaboran en l, especialistas procedentes de diferentes reas de la medicina relacionadas con la Otorrinolaringologa, unos en formacin, otros ya consagrados, en un cctel que se bebe con facilidad, deja un buen sabor al paladar y ganas de ms.

A la Dra. Montilla le deseo que su vuelo sea alto. Que no olvide nunca que la soberbia pesa y la humildad aligera. Que de todos y de todo se aprende, an del aparentemente ms ignorante. Que tenemos enfermo no enfermedad. Que ignoramos innitamente ms de lo aparentemente sabemos. Que sea crtica, porque la falsedad muchas veces viene disfrazada de verdad absoluta.

A todos los dems mi enhorabuena por tan excelente libro. La laringe es un rgano impar, medio, constituido por mltiples elementos cartilaginosos mviles unidos por msculos y ligamentos.

Se localiza en la porcin superior de las vas respiratorias, a la altura de la V, VI y VII vrtebras cervicales y permite regular la entrada y salida de aire. Cartlagos de la laringe a. Cartlago Cricoides Tradicionalmente descrito como un anillo de sello, con el arco hacia la zona anterior y la placa hacia la posterior.

Est situado por encima del primer anillo traqueal. Tiene gran relevancia al efecto de evitar el colapso de la luz larngea gracias a su forma de circunferencia. Figura 1. Cartlagos Aritenoides Son dos, de forma piramidal y ubicados sobre el borde superior del cartlago cricoides.

En ellos, adems del cuerpo se distinguen dos apsis: Figura 2. Figura 2: Cartlago aritenoides. Cartlago Tiroides Se localiza sobre el cricoides, tiene forma de libro entreabierto con el lomo hacia la parte anterior.

Las dos lminas cuadrangulares que lo forman presentan un ngulo en los varones de 90, mientras que ese ngulo es de en mujeres. En su parte posterior, tanto superior como inferior, presenta unas prominencias denominadas astas superiores e inferiores. Figura 3. Cartlago Epigltico Presenta forma de ptalo ovalado, con la punta inferior jada en la cara interna del cartlago tiroides. El borde superior llega a sobresalir por encima del hueso hiodes.

Es la encargada de proceder al cierre del vestbulo larngeo durante la deglucin. Figura 4. Msculos de la laringe Son los responsables de los diferentes movimientos de la laringe, jugando un papel determinante en los parmetros acsticos de la voz. Cabe clasicar los msculos larngeos de diferentes modos. As, algunos autores distinguen entre:. Msculos extrnsecos Son aquellos que se relacionan con los movimientos y jacin de la laringe.

Se insertan en la laringe parcialmente, teniendo una insercin en ella y otra fuera de ella, de manera que unen sta con las estructuras prximas, especialmente con el hueso hiodes y el esternn. Pueden dividirse a su vez en: Figura 5. Msculos intrnsecos Son los msculos propios de la laringe. Tienen todas sus inserciones en los cartlagos larngeos, siendo los responsables del movimiento de las cuerdas vocales y de unir los cartlagos larngeos entre s.

En este apartado encontramos los msculos tiroaritenoideos, cricotiroideo, cricoaritenoideo lateral, cricoaritenoideo posterior, aritenoideo transverso y aritenoideo oblicuo. Figura 6. Figura 5: Msculos extrnsecos de la laringe. Mientras que otros los dividen en base a la funcin que desempean: Cricoaritenoideo lateral, tiroaritenoideo e interaritenoideo.

Cricoaritenoideo posterior. Cricotiroideo y tiroaritenoideo. Articulaciones a. Posibilita la basculacin de los aritenoides. Permite el movimiento de abduccin y aduccin de los pliegues vocales. Ligamentos y Membranas Tienen como misin unir los cartlagos entre s a n de lograr una estructura anatmico funcional. Ligamentos Intrnsecos: Ligamentos Extrnsecos: Fisiologa de la fonacin Las funciones que desarrolla la laringe han ido variando con la evolucin logentica.

Funcin Respiratoria En un principio esta funcin era la fundamental. La laringe acta como un esfnter que permite el paso de aire hacia los pulmones. Igualmente, con el mayor o menor grado de apertura de la glotis durante la inspiracin, regula el intercambio de CO2. En situaciones de respiracin normal, durante la inspiracin el movimiento de los pliegues vocales es mnimo; sin embargo, en caso de inspiracin profunda, el movimiento de la glotis es de mayor apertura para facilitar el paso de aire.

Funcin Protectora Esta funcin supone que la laringe proceda a un cierre reejo durante el proceso de la deglucin o ante sustancias irritantes evitando de este modo el posible acceso de elementos extraos a las vas respiratorias.

La tos constituye un mecanismo de defensa complementario al cierre gltico y resulta sumamente til a la hora de proceder a la limpieza, bien de secreciones, bien de cuerpos extraos en las vas respiratorias bajas.

Funcin Fonatoria Aunque es una funcin que no resulta vital, s que es la de mayor relevancia para el comportamiento social del ser humano. En lo que a explicaciones de la mecnica vocal se reere, a lo largo de la historia han existido mltiples teoras que trataban de resolver la cuestin sobre cmo se originaba la emisin vocal. Sealaremos slo algunas de ellas: En , Antoine Ferrein , armaba que el sonido era producto de la movilizacin de las cuerdas vocales al pasar el aire a travs de ellas.

You might also like: BEAUTY LAURELL K HAMILTON PDF

Ewald, en , presenta la teora mioelstica. Entre las aportaciones de esta teora se encuentran dos importantes conceptos: Esta teora no permita explicar cmo era posible variar la intensidad de un sonido sin modicar al mismo tiempo su altura tonal. A mediados de siglo, en , Husson propugna la teora neurocronxica. Segn sta, la vibracin de las cuerdas vocales se debe.

Seala tambin que la mucosa de los pliegues vocales no tiene ninguna funcin. Sin embargo, se observa que la alteracin de la mucosa incide en la patologa vocal. Perell llev a cabo una serie de observaciones que sealan la relevancia que la mucosa larngea tiene en la fonacin, algo que Husson no tena en cuenta. Observ, igualmente, una serie de datos clnicos como son el hecho de que la gran laxitud de la mucosa larngea permita explicar la frecuencia de edemas larngeos; la sequedad de la mucosa de los pliegues vocales, sea por calefaccin intensa, aire acondicionado o cualquier otro motivo, puede dar lugar a la aparicin de disfona.

Aprecia tambin que una discreta inamacin de los pliegues vocales origina una importante alteracin vocal; que la disfona premenstrual est motivada por un engrosamiento de la capa supercial de la mucosa del borde del pliegue vocal y que, a veces, la exploracin estroboscpica objetiva una ondulacin normal de un pliegue vocal paralizado por seccin del nervio larngeo recurrente. Arma que lo que se considera vibracin de los pliegues vocales, al observarse estroboscpicamente, aparece como una ondulacin de su mucosa.

Ambas teoras mantienen que lo que ocurre en la laringe durante la fonacin se explica mediante la Ley de Bernoulli, segn la cual, cuando una corriente de aire con suciente presin circula a travs de la glotis, se produce un descenso de la presin del aire en las paredes larngeas a ese nivel.

Este descenso de la presin puede producir un mecanismo de succin de la mucosa que se inicia en el borde inferior del pliegue vocal y naliza cuando se produce el cierre gltico. La elasticidad de los pliegues vocales permite que estos retomen la posicin que tenan con anterioridad a la deformacin. Es entonces cuando la presin infragltica se eleva, lo que dar lugar a la apertura gltica y al paso de una nueva corriente area que produce descenso de la presin a nivel gltico con la consiguiente succin de la mucosa, repitindose sucesivamente la secuencia.

Minoru Hirano en , propone la Teora Miomuco-viscosoelstica. Arma que la cuerda vocal funciona como 3 supercies independientes.

La presentacin de esta teora supuso un momento trascendental para la siologa de la fonacin. Sin embargo, el aparato vocal no se limita a los pliegues vocales, sino que tradicionalmente se divide en tres niveles: Tracto infragtico, que acta como fuelle La principal misin de este fuelle es producir potencia o intensidad a la voz mediante la generacin de una fuerza que se dirige, en forma de columna de aire, hacia la glotis espacio comprendido entre los pliegues vocales.

La entrada de aire a los pulmones exige que pliegues vocales y aritenoides se encuentren separados, sin embargo, la respiracin puede ser de diferentes tipos: Respiracin torcica superior: En este caso el aire inspirado se acumula principalmente en la zona superior de la caja torcica, mientras que la zona abdominal se contrae durante la inspiracin.

Tanto la clavcula como el esternn y la espalda llevan a cabo un movimiento de ascenso que supone disminucin de la exibilidad de movimiento que precisan los msculos y cartlagos larngeos que participan en la fonacin. Respiracin intermedia: Como en el caso anterior, se aprecia una inversin del movimiento siolgico.

Se emplea principalmente la regin media de los pulmones para la entrada de aire. El diafragma no se utiliza ecazmente. Respiracin costo-diafragmtico-abdominal. En este tipo, el diafragma se contrae y desciende empujando a los rganos que se alojan bajo l; las costillas otantes se elevan posibilitando la entrada de aire libremente en los pulmones.

Manual de otorrinolaringología

Durante la espiracin se produce el ascenso y relajacin del diafragma y la caja torcica retorna a su posicin. La espiracin se vuelve activa durante la emisin de la voz puesto que se llevar a cabo el control del ujo areo.

Tracto gltico, que interviene realizando vibracin En las siguientes ilustraciones se puede observar el posicionamiento de los pliegues vocales en diferentes momentos del proceso vocal. Tracto supragltico, constituido por los resonadores La regin buco-faringo-larngea, fosas nasales y senos paranasales actan como ltro del sonido gltico, enriquecindolo al favorecer la acumulacin de energa en alguno de los armnicos que se estn produciendo a nivel gltico. Figura 7: Las cuerdas vocales estn separadas durante la inspiracin.

Los anillos traqueales se pueden ver durante la entrada de aire. En este momento la separacin entre los pliegues vocales es mxima.

Esta regin es la que otorga la cualidad del timbre a la voz, posibilitando as que seamos capaces de reconocer a alguien slo con escuchar su voz, sin necesidad de verle. La impostacin vocal consiste en colocar la voz en la caja de resonancia adecuada con el objetivo de lograr el mximo rendimiento fonatorio posible con el mnimo esfuerzo.

Como hemos comentado anteriormente, la voz es un conjunto de sonidos emitidos por el hombre, formados, en su casi totalidad, por una energa sonora que se origina en la laringe, gracias a la ondulacin de las cuerdas vocales, pudiendo aparecer la fatiga vocal cuando stas son sometidas a esfuerzos excesivos. Los sntomas son: Sensacin de cuerpo extrao en la garganta.

Tensin lateral, bilateral o central. Ausencia de deseos de hablar. Prdida paulatina del timbre de la voz voz apagada. Impotencia de emisin de tonos agudos. Imposibilidad de hacerse or a gran distancia. Dolor al hablar. Cortes espordicos de voz. Voz agravada al levantarse de la cama. Ausencia de voz al comenzar la frase. Uno de los motivos fundamentales de esa fatiga es la falta de conciencia en lo que se reere a la diferencia entre el tono y la intensidad volumen.

Muchas personas reeren hablar muy alto, cuando en realidad debieran decir que hablan muy fuerte. Precisamente el defecto estriba en hablar en un tono grave bajo con intensidad fuerte.

El tono se corresponde con: La intensidad se identica con: Podemos utilizar un tono de voz agudo o grave con una intensidad fuerte o suave gritando o susurrando. Figura 8: Las cuerdas vocales se aprecian borrosas durante la vibracin, pero un instante antes pueden ser vistas en esta posicin acortada, ligeramente arqueadas.

Aproximacin de los aritenoides. Figura 9: Al emitir un tono alto agudo al inicio de la fonacin las cuerdas vocales se elongan y estrechan. Al elevar el tono de la voz, no el volumen, las ondas vibratorias del sonido frecuencias aumentan en nmero y velocidad, ampliando la sonoridad, dndose el efecto contrario al descender el tono de la misma voz.

Bibliografa Gallardo, J. R; Gallego, J Manual de logopedia escolar. Pea-Casanova, J Manual de logopedia. Cobeta, I. Otorrinolaringologa y patologa cervicofacial.

Ars Medica. Al igual que en otras especialidades, el diagnstico en Otorrinolaringologa se basa en una buena historia clnica y en una detallada exploracin fsica, pero adems presenta una especial diferencia con respecto al resto de especialidades, y es que se trata de un rea en el que el diagnstico es eminentemente visual, por lo que la exploracin fsica se vuelve fundamental. Anamnesis general. La historia cnica debe ser lo ms detallada posible, prestando inters a los antecedentes personales, familiares y enfermedad actual.

Comenzaremos preguntando acerca de los antecedentes familiares, ya que resultan claves en determinadas patologas o sndromes. Cuando nos encontramos ante una hipoacusia infantil, es determinante preguntar acerca de los antecedentes durante el embarazo, tales como padecimiento materno de patologa infecciosa, toma de medicamentos especialmente durante el primer trimestre , realizacin de pruebas diagnsticas intratero, desarrollo del parto, edad materna, prematuridad, sufrimiento fetal, estancia en incubadora, intubacin, etc.

En el adulto es importante conocer el lugar de residencia, exposicin laboral a ruidos intensidad y exposicin diaria , aciones. Continuaremos con los antecedentes personales, interrogando acerca de enfermedades previas o actuales, tales como meningitis, metabolopatas.

Finalmente interrogaremos sobre la enfermedad actual, qu le ocurre debemos conocer el estado auditivo, si hay presencia de acfenos, estado del equilibrio, existencia de dolor, supuracin, atendiendo a las caractersticas de la otorrea: En los pacientes que presenten alteraciones del equilibrio, debemos determinar cual de los siguientes sntomas predomina en el cuadro clnico: Adems de interrogar al enfermo, es muy importante jarnos su actitud, pues nos puede dar informacin precisa acerca del diagnstico.

Sirva de ejemplo el nio que se lleva la mano al odo, indicativo de una otitis, el paciente que permanece acostado e inmvil durante una crisis vertiginosa o el paciente que marcha de modo tambaleante con la base de sustentacin ampliada sugerente de vrtigo de origen cerebeloso. El aspecto que muestra la cara del paciente tambin puede ser indicativo de algunos procesos, por ejemplo, la separacin de los pabellones auriculares del crneo, indicativa de malformaciones de odo externo o medio, cuando es bilateral, y de mastoiditis cuando es unilateral o las alteraciones en hemicara, indicativas de alteraciones del VII par.

Sntomas otolgicos. Una vez hemos determinado cuando comenz la clnica, y si sta es aguda, intermitente o crnica, pasaremos a investigar cul de los cinco principales sntomas otolgicos es el que predomina en el cuadro. Preguntaremos acerca de las caractersticas del dolor: Es importante conocer desde cundo ocurre, si es continua o intermitente, en que cantidad se produce y con que est relacionado. Tambin es fundamental conocer el aspecto seroso, serohemtico, mucoso, mucopurulento o francamente purulento.

Es preciso conocer si este dcit es uni o bilateral, desde cundo, modo de aparicin y evolucin, sntomas acompaantes acfenos, otorrea Debemos preguntar si este dcit afecta a la vida laboral y social y que grado de incapacidad o incomodidad le provoca. Hay que detallar si es uni o bilateral, tiempo de evolucin, continuo u ocasional, pulstil o no, e intensidad.

Hay que detallar si el movimiento es del propio paciente o de los objetos que le rodean ya sea de tipo giratorio o de tipo lineal. Se puede acompaar de sensacin de rotacin, lateralizacin, cada al vaco, desequilibrio, otacin, visin borrosa. Es indicativo de vrtigo perifrico, la aparicin de la clnica con los movimientos cervicales, empeorando al girar la cabeza y cediendo en ausencia de estmulos y permanecer con los ojos cerrados.

Suelen acompaarse de sintomatologa vegetativa y de nistagmo de caractersticas perifricas, no suele producirse prdida de conciencia ni alteraciones neurolgicas. Suelen estar asintomticos en perodos intercrisis. Exploracin otolgica. Para la correcta realizacin es preciso corregir la curvatura siolgica del conducto auditivo externo CAE: La exploracin debe ser sistemtica: Respecto a la membrana timpnica, para describirla la dividiremos en: La descripcin debe incluir: En la parte superior del mango se encuentra la apsis corta del.

El martillo nos vale como referencia para trazar un dimetro imaginario que cortndolo y perpendicular a l y pasando por el umbo, divide la membrana en cuatro cuadrantes anteriosuperior, posteriosuperior, anteroinferior y posteroinferior imaginarios. Cono luminoso 6 , es el artefacto que produce la luz del otoscopio al incidir sobre la membrana.

Borde externo de la membrana est el ligamento timpanomaleolar 7. Presencia de masas. Para la realizacin se emplean distintos diapasones instrumento en forma de horquilla que mediante percusin produce un sonido puro de una determinada frecuencia, cuyo sonido se atena de forma progresiva.

Las frecuencias empleadas corresponden a octavas de la serie Do: Se hace vibrar el diapasn y se acercan sus ramas a CAE, sin tocarlo, a continuacin se hace vibrar de nuevo y se apoya el diapasn en apsis mastoides del mismo. Se pregunta al paciente en que va el sonido ha durado ms.

Pdf otorrinolaringologia tratado de

Ocurre en sujetos con audicin normal y en aquellos con hipoacusia neurosensorial. Ocurre en aquellos pacientes con hipoacusia de transmisin.

Para ello se hace vibrar el diapasn y se coloca la rama nica en contacto con cualquier punto situado en la lnea media de la cabeza frente, mentn, raz nasal Weber indiferente: Puede lateralizar al odo sano hipoacusia perceptiva unilateral o bilateral asimtrica o lateralizar al odo enfermo hipoacusia transmitiva unilateral o bilateral asimtrica.

Tabla resumen acumetra: Audiometra tonal liminar: Se necesita un audimetro, capaz de generar sonidos puros de distintas frecuencias a distintas intensidades. El objetivo es medir los umbrales mnimos de audicin en las distintas frecuencias examinadas, por va area y por va sea. Los valores obtenidos se representan grcamente en lo que se conoce como audiograma.

Segn la intensidad de prdida de audicin la hipoacusia se clasica en: Signos convencionales audiometra: Lo primero es clasicar el sntoma principal en: Posteriormente interrogaremos sobre: Exploracin fsica: Debemos comenzar con una exploracin otolgica general: A continuacin, debemos obtener informacin acerca del equilibrio corporal del paciente: Exploracin del reejo vestibulo-espinal: Se coloca al paciente en bipedestacin con los pies juntos con los ojos cerrados.

Se considera normal mantenerse de pie 60 segundos con los dos pies y 30 con uno. La capacidad va disminuyendo con la edad.

La prueba es positiva cuando el paciente mueve los pies, abre los ojos, eleva los brazos o cae antes de este tiempo. Cuando el Romberg es de origen vestibular se produce lateropulsin o cada hacia el lado enfermo o hacia atrs. Las alteraciones vestibulares provocan rotacin del eje del cuerpo hacia el lado enfermo.

Cuando existe lesin vestibular aparece una marcha en estrella o en abanico, con lateralizacin o cada hacia el lado enfermo. Se coloca al paciente delante del examinador, con los ojos cerrados, y se le pide que eleve y descienda su brazo sealando al examinador con su dedo ndice. Cuando existe una alteracin vestibular se produce un desplazamiento lateral respecto a la referencia del ndice del examinador. Exploracin del reejo vestibulooculomotor: Lo normal es que los ojos permanezcan inmviles.

Cuando existe lesin vestibular perifrica, el paciente realiza movimientos sacdicos en sentido contrario al movimiento de la cabeza. En pacientes sin patologa, tras la realizacin no se produce nistagmo, pero cuando existe alteracin vestibular se desencadena el nistagmo. Los ojos deben desplazarse con la cabeza. Cuando hay descoordinacin indica la presencia de lesin central a nivel del fascculo longitudinal medio. Si los movimientos estn anulados indica lesin troncoenceflica. Este test es usado en estados de coma.

Pruebas vestibulares: El nistagmo producido es distinto segn la temperatura del agua. Cavidad oral y faringe. Ante un paciente con clnica orofarngea, debemos realizar igualmente, una detallada historia clnica, prestando atencin al sntoma principal fecha de aparicin, evolucin, tratamiento realizado , signos locorregionales y generales asociados, edad, sexo, raza, profesin, hbitos txicos alcohol, tabaco, drogas , medicacin, antecedentes mdicos y quirrgicos, y manifestaciones alrgicas, entre otros.

Semiologa nasofarngea. Existe un predominio de las manifestaciones nasales, aunque no siempre tiene un origen naso farngeo. Podemos encontrar: Obstruccin nasal: En recin nacidos suele ser bilateral, y ms frecuentemente es debida a atresia de coanas o quistes voluminosos.

En el nio es debida principalmente a la hipertroa de vegetaciones adenoideas, que provoca adems, rinolalia, respiracin nocturna ruidosa y fascies adenoideas. Rinorrea posterior: Debemos descartar, cuando es de aspecto claro, que no se trate de lquido cefalorraqudeo. Semiologa oro e hipofaringea. Los sntomas principales son el dolor y la disfagia.

Debemos preguntar si el dolor aumenta con los movimientos de la lengua o con la ingesta, as como la localizacin. El origen puede ser farngeo cuerpo extrao, infeccin o tumor o extrafarngeo disfuncin articulacin temporomandibular, carotidinias, neuralgia del glosofarngeo.

Mltiples orgenes faringe, fosas nasales, laringe, aparato digestivo. Causas principales de hemorragia masiva son los tumores, tiroides ectpicos linguales y el sangrado secundario a amigdalectoma. Causas mltiples. Semiologa del gusto. Suelen aparecer por trastornos neurolgicos, endocrinopatas, lesiones linguales, trastornos psiquitricos.

Se clasican en: Alteraciones por defecto: Alteraciones por exceso: Exploracin orofaringe. Para llevarla a cabo es imprescindible el uso de depresor lingual y fuente de luz. El paciente debe estar colocado sentado frente a nosotros, con las piernas cerradas, espalda apoyada en la silla, respirando lentamente por la boca y sin sacar la lengua.

Si existen prtesis dentarias deben ser retiradas previamente. Debemos explorar: Mucosa yugal: Dientes y encas: Bveda palatina: Suelo de la boca: En la lnea media est el frenulum y a ambos lados las carnculas. Observaremos movilidad y aspecto del velo del paladar, a continuacin las amgdalas palatina lugar ms frecuente de asiento de infecciones , prestaremos atencin a su tamao, coloracin, presencia de papilomas, criptas o acmulo de material caseum, presencia de material pultceo, debemos valorar tambin la simetra.

Exploracin de hipofaringe. El examen desde esta zona se realiza por visin indirecta, observando el reejo de las estructuras de la zona mediante un espejo. Se realizar. Exploracin de nasofaringe. Se realiza mediante la rinoscopia posterior, tcnica que nos permite visualizar las coanas, techo y pared posterior de cavum y rodetes tubricos.

Est cayendo en desuso por la aparicin de medios pticos broscopio. Terminaremos la exploracin realizando la PALPACIN, la cual nos puede resultar muy til para detallar las caractersticas de tamao, movilidad, consistencia y sensibilidad de las diferentes zonas y lesiones.

Debemos palpar encas, surcos gingivoyugales y suelo de la boca. Prestaremos atencin a las glndulas salivales. Laringe Por su localizacin, la exploracin no est exenta de dicultades. En el hombre apreciamos la prominencia larngea nuez de Adn , la cual se desplaza en sentido craneal en la deglucin. Para el estudio interno de la laringe disponemos de tres medios: Laringoscopia indirecta: La tcnica consiste con recoger le lengua con una gasa con los dedos pulgar y corazn y traccionar de ella, con el dedo ndice elevaremos el labio superior.

Orientaremos la luz hacia la vula, mientras que el espejo que ha sido calentado , lo aplicaremos por su cara posterior contra la vula y velo del paladar, desplazndolos hacia arriba y hacia atrs. Pediremos al paciente que pronuncie la letra I o E y es ahora cuando podemos visualizar pared posterior de lengua, faringe, epiglotis y laringe.

En aquellos pacientes que presenten un reejo nauseoso importante podemos utilizar aerosoles anestsicos. Procedimientos pticos: Laringoscopia directa: Nariz y senos Iniciaremos la exploracin mediante la inspeccin y palpacin de pirmide nasal. Debemos valorar: Caractersticas de la piel: Estudio del vestbulo nasal, borde anterior del tabique nasal e inferior de las narinas.

Exploracin del esqueleto nasal, buscando lneas de fractura sea, crepitacin, capacidad de desplazamiento o dislocacin. Para la correcta visualizacin de las fosas nasales realizaremos una rinoscopia: Rinoscopia anterior: El espculo, normalmente se coge con la mano izquierda, se introduce cerrado, con la punta dirigida en sentido lateral. Con la mano derecha orientamos la cabeza del paciente. Cuando est en posicin vertical podemos ver coana y pared posterior de rinofaringe.

Para poder visualizar el cornete medio y el meato medio, inclinaremos la cabeza hacia atrs. Debemos prestar atencin a: Secrecin nasal: Localizacin de exudados patolgicos.

Estado de ingurgitacin de cornetes. Caractersticas de la mucosa de la fosa nasal: Situacin de tabique nasal, deformidades septales. Puntos sangrantes, especial atencin al rea de Kiesselbach. Neoformaciones, ulceraciones, perforaciones. Presencia de cuerpos extraos. Rinoscopia posterior: Tcnica compleja que requiere de entrenamiento, por lo que habitualmente no se realiza en atencin primaria. Suele exacerbarse con los movimientos de cabeza.

Suele asociarse a ebre que. A continuacin palparemos los senos, en busca de puntos dolorosos. La exploracin la completaremos con la radiologa simple, que nos pone de maniesto la presencia de niveles hidroareos, hiperplasia de la mucosa o la ocupacin de los senos. Con las nuevas tcnicas diagnsticas TC y RM , cada vez est ms en desuso debido a la gran cantidad de falsos positivos y negativos de sta tcnica, por lo que la prueba Gold Estndar actualmente para el diagnstico de patologa sinusal es la TC.

Regin cervical La patologa cervical constituye un frecuente motivo de consulta en la prctica clnica. Se trata de una patologa muy diversa, por lo que se debe realizar una detallada anamnesis. Es fundamental para el diagnstico diferencial la edad, ubicacin y naturaleza de las lesiones.

En general se recomienda considerar tres grupos en funcin de la edad: El primer paso y ms fundamental en la exploracin cervical es la PALPACIN, a la que procederemos una vez hayamos realizado una detallada y correcta anamnesis, con el objeto de poder determinar si estamos ante un proceso adenoptico o no, y en el caso de que lo sea, intentar diferenciar si es inamatorio o tumoral.

Adems la palpacin cervical debe ir unida a una amplia y correcta exploracin de toda el rea ORL. Realizaremos la exploracin con el paciente sentado y colocndonos por detrs de l.

De otorrinolaringologia pdf tratado

Previamente realizaremos una inspeccin general, buscando signos que nos puedan acercar al diagnstico cambios en la coloracin de la piel, abultamientos Intentaremos seguir una sistemtica en la palpacin cervical. Sirva de ejemplo la siguiente sistemtica: En otras ocasiones, la exploracin se acompaa de una palpacin bucal bimanual patologa salival , para ello se introduce el dedo ndice de la mano derecha dentro de la boca y con la mano izquierda se palpa la piel desde el exterior.

Algunas consideraciones acerca de la patologia cervical que podemos encontrar: Una consistencia blanda con crepitacin nos orienta hacia el diagnstico de ensema. Adems de la palpacin, el estudio cervical se puede completar con pruebas de laboratorio: El estudio cervical se puede completar con la realizacin de pruebas de imagen, como son la TC con contraste.

Comparison of turbinoplasty surgery efficacy in patients with and without allergic rhinitis

Adems tambin disponemos de ecografa cervical, que es la prueba ms inocua e indolora, puede evitar la realizacin de otras pruebas TC, RM. Existe la posibilidad de realizar otras pruebas ms complejas eco-doppler, tomografa por emisin de positrones, arteriografa, angio-RM, puncin-aspiracin con aguja na, biopsia quirrgica , que sern realizadas en la consulta de ORL dependiendo de la sospecha diagnstica.

Exploraciones complementarias ORL en atencin primaria. Manual de ORL prctica para mdicos de atencin primaria. Alcal La Real: Manual de otorrinolaringologa. Mc Graw Hill-Interamericana; Exploracin clnica, fsica y radiolgica de la cavidad oral y la faringe. Exploracin otorrinolaringolgica en Atencin Primaria. Semergen ;29 6: Manual Clnico Otorrinolaringologa.

Panamericana; Exploracin otoneurolgica. Exploracin faringolarngea. Exploracin rinolgica. Exploracin cervical. Denicin Otalgia es el dolor referido en el odo desde una localizacin regional o a distancia, y se suele diferenciar entre: Otodinia, que es el dolor tico causado por afectacin intrnseca del odo o del CAE Conducto Auditivo Externo ; y Otalgia referida o reeja, que es el dolor de estructuras prximas, referido al odo, sin afectacin tica y con otoscopia normal, que es debido a inervacin comn con otras estructuras.

En la prctica clnica el trmino otalgia se emplea para denominar ambas situaciones. Anamnesis Ante todo paciente con otalgia se debe realizar una anamnesis completa, teniendo en cuenta: Antecedentes personales: Factores condicionantes: Caractersticas del dolor: Signos y sntomas asociados: Exploracin Tras una historia clnica completa, se realiza una exploracin sistemtica: La prueba fundamental para el diagnstico de la otalgia es la otoscopia, que nos dar diagnstico concreto en casi todos los casos de otalgia otgena.

Se debe realizar inicialmente una inspeccin detallada del pabelln auricular y regiones periauriculares, valorando forma, aspecto y color. Borde posterior de mastoides, articulacin temporomandibular. Movilidad del pabelln y presin sobre el trago, partidas y regin cervical. Examen neurolgico cervicofacial: Es la exploracin complementaria indispensable.

Puede ser manual las utilizadas habitualmente en Atencin Primaria , por microscopio o videoendoscopio empleadas por ORL: Pruebas complementarias: No suelen ser necesarias para el diagnstico de las otalgias otgenas, pero pueden ser imprescindibles para las no otgenas y para el diagnstico etiolgico y el seguimiento de algunos procesos. El hemograma nos orientar hacia la presencia de un cuadro infeccioso, la VSG y la PCR son factores de seguimiento en la evolucin de las otitis externas malignas.

El cultivo de secreciones y el antibiograma nos ayudarn a identicar el germen causante de las otitis y elegir el tratamiento ms adecuado en caso de fracaso con el tratamiento emprico.

La radiologa simple, y la TC pueden ser fundamentales en algunos procesos como la mastoiditis aguda o el Sndrome de Eagle. Diagnstico diferencial y Tratamiento Otalgias con origen en odo externo a. Patologa no inamatoria. Derrame serohemtico entre el pericondrio y el cartlago, con tumefaccin indolora y uctuacin. Puede aparecer dolor unilateral de intensidad variable segn la extensin.

Destaca el Ca. Basocelular como el ms frecuente, seguido del Ca.

De otorrinolaringologia pdf tratado

Patologa inamatoria. Infeccin del tejido celular subcutneo del pabelln y regin periauricular, causada por Streptococcus pyogenes, Staphylococcus aureus o Streptococcus B hemoltico grupo A. Su origen suele ser una herida o colocacin de cuerpo extrao por ejemplo: Son procesos inamatorios del odo de origen infeccioso, que cursan con otodinia. Su localizacin respecto a la membrana timpnica diferencia las Otitis externas de las Medias.

Se diferencias los siguientes subtipos: Es la infeccin de un folculo piloso en el tercio externo del CAE producida por Staphylococcus Aureus. La clnica se caracteriza por dolor intenso y creciente. A la exploracin se aprecia tumoracin de aspecto inamatorio y en ocasiones se aprecia contenido purulento en su interior y uctuacin a la palpacin. Son frecuentes las adenopatas satlites pre y retroauriculares.

Si no drena espontneamente en h puede realizarse drenaje con bistur en la zona de mayor uctuacin. Es la inamacin difusa del CAE de causa bacteriana. Existen factores predisponentes: Destacan como grmenes implicados: La inspeccin puede reejar enrojecimiento cutneo y estenosis del meato auditivo, y secrecin en el mismo, con formacin de costras y, cuando la evolucin es.

A la palpacin existe dolor a la movilizacin del CAE, con signo del trago positivo y dicultad para introducir el otoscopio. El CAE suele estar edematoso y eritematoso de forma difusa, el tmpano puede estar eritematoso, pero sin evidencia de ocupacin. El tratamiento se basa en la limpieza del canal, antiinamatorios, analgsicos y antiinfecciosos tpicos: Se debe recomendar a los pacientes no nadar ni sumergirse durante el proceso y durante la ducha cubrir el conducto con algodn empapado en vaselina.

Es una otitis externa aguda complicada con necrosis sea-cartilaginosa grave, causada por Pseudomona aeruginosa en inmunodeprimidos o en diabticos descompensados, generalmente ancianos y su progresin hacia la base del crneo provoca una osteomielitis del temporal y afectacin de los pares craneales VII, IX, X y XI ms frecuentemente. Las manifestaciones clnicas son: En la otoscopia el CAE est edematizado, doloroso y lleno de secreciones, y se suele ver tejido de granulacin activo en la unin del CAE cartilaginoso y seo.

El tratamiento es hospitalario, consiste en administrar ciprooxacino mg i. Por lo tanto, ante sospecha se debe derivar a urgencias hospitalarias para ingreso. Coincide con proceso catarral de vas altas producido por virus rinovirus, inuenza, parainuenza, respiratorio sincitial, adenovirus Tambin se ha implicado a Mycoplasma pneumoniae.

Se maniesta con otalgia uni o bilateral intensa, acompaada con. En la otoscopia se objetivan bullas de contenido serohemorrgico en tmpano y en la piel del CAE. Su tratamiento en sintomtico. Suelen curar espontneamente, pero puede haber sobreinfeccin bacteriana.

Clnicamente inicia con una otalgia intensa y vesculas herpticas en la concha del pabelln, CAE, cara, cuello y paladar, acompaadas de dolor periauricular, y con una parlisis facial perifrica como manifestacin ms dramtica.

Puede presentarse tambin clnica vestibular, acfenos o hipoacusia. El diagnstico se basa en la clnica y otoscopia con presencia de vesculas. El tratamiento se basa en: En Neuralgia postherptica: Es una infeccin frecuente causada por hongos Aspergillus avus y niger , aunque en ocasiones tambin se puede ver placas de muguet por Cndida.

Los factores predisponentes son los cuerpos extraos en CAE, el abuso de tratamiento antibitico tpico, DM u otorrea crnica. La clnica consiste en prurito, otodinia leve y otorrea escasa y no ftida. En la otoscopia puede verse exudado blanquecino, hifas imagen similar a moho o aspecto de papel mojado.

Ocasionalmente es preciso el uso de antimicticos de forma sistmica Itraconazol , cuando el paciente no responde a una tanda de tratamiento tpico administrada correctamente y con las limpiezas oportunas por ORL.

Otalgias con origen en odo medio: Tratamiento analgsico y evitar entrada de agua. Remisin ambulatoria a ORL. El manejo, tras descartar blast pulmonar en casos graves, es igual que el del traumatismo directo.

La causa ms frecuente es una obstruccin mecnica o funcional del drenaje de la trompa de Eustaquio hipertroa de adenoides, rinitis alrgica. Los episodios suelen precederse de una infeccin respiratoria alta o rinitis alrgica.

Si la causa son cambios de presin buceo o viaje en avin se trata de una Ototubaritis. En pacientes adultos con OMS unilateral es conveniente descartar tumores de nasofaringe.

La otitis serosa es ms frecuente en los primeros aos de la vida, disminuyendo su incidencia a partir de los 8 aos de edad, y con un pico de incidencia entre los 2 y los 4 aos de vida. En la otoscopia aparece uido amarillento o claro tras la membrana timpnica de aspecto normal. Se recomiendan maniobras de apertura tubrica masticar chicle o maniobra de Valsalva. En casos recurrentes, puede ser necesaria la miringotoma. En la mayora de los casos remiten espontneamente, pero en una minora pueden evolucionar a una retraccin y atelectasia de la membrana timpnica.

Otitis Media Aguda Exudativa: La infeccin del odo medio aparece durante o tras un cuadro catarral de vas altas. Es la patologa ORL despus del catarro comn ms diagnostica en atencin primaria. Generalmente es una infeccin monomicrobiana, siendo los grmenes ms aislados: Se caracteriza por otalgia intensa, que se mitiga al aparecer la otorrea que al principio es hemorrgica y despus purulenta. Debe tratarse el dolor y la inamacin con AINES, y la obstruccin nasal si persiste con lavados nasales con suero siolgico.

En cuando se diagnostica una OMA se debe instaurar tratamiento antibitico sistmico durante das contra los grmenes ms frecuentes: Beta-Lactmicos o macrlidos: Si existe otorrea debe asociarse un tratamiento tpico como en las otitis externas. En nio con diagnstico evidente y afectacin leve o moderada: Si el diagnstico es evidente y la afectacin del nio es intensa u OMA recurrente: Si hay falta de respuesta clnica adecuada a las h de tratamiento, ser realizar timpanocentesis y tratamiento segn tincin gram, cultivo y antibiograma.

Otitis Media Aguda Necrotizante: Es una OMA muy agresiva diagnosticada en nios en el contexto de una enfermedad infecciosa sistmica, vrica o bacteriana que debilita las defensas locales y sistmicas del organismo sarampin, gripe, parotiditis, escarlatina, varicela, erisipela, difteria o neumona. Suelen producirse por estreptococo betahemoltico, y se caracteriza por necrosis de la membrana timpnica y de la cadena de huesecillos y por la tendencia a la cronicidad y a las complicaciones neurolgicas graves.

Los casos leves dejarn una perforacin timpnica ms o menos amplia en la pars tensa asociada o no la lisis por necrosis de parte o toda la cadena de huesecillos.

Pdf tratado de otorrinolaringologia

En los casos ms graves se pueden producir complicaciones como parlisis faciales, laberintitis, meningitis y encefalitis. La clnica y otoscopia comienza siendo similares a cualquier OMA, pero con exacerbacin de los sntomas. Ante sospecha de cualquier complicacin se debe derivar al servicio de urgencias hospitalario. Otitis Media Aguda del Lactante: La trompa de Eustaquio de los lactantes es ms ancha, corta, rectilnea y horizontal, adems suele estar en posicin de decbito, lo que facilita la entrada de lquidos desde la rinofaringe en el odo medio.

Adems la ventilacin de las cavidades mastoideas no es completa a esta edad, y su sistema inmunolgico es inmaduro. Todo ello hace que la OMA sea frecuente y agresiva en los lactantes. Clnicamente se caracteriza por deterioro del estado. La otoscopia es dicultosa por tener un conducto estrecho, tortuoso y generalmente sucio.

Es tpico el signo del trago positivo dolor importante a la presin sobre el trago y movilizacin del pabelln dado la transmisin del movimiento hasta la membrana por las caractersticas anatmicas a esta edad , y aunque tambin lo es en las Otitis Externas, en un lactante esta es excepcional en comparacin con la alta frecuencia de la OMA. El tratamiento es el mismo que en los adultos, ajustando las dosis, y evitando siempre el uso de vasoconstrictores nasales, siendo recomendable prescribir lavados nasales con suero siolgico.

Mastoiditis Aguda: Es la infeccin y necrosis de la estructura trabecular sea de la mastoides por la extensin de la infeccin desde una OMA, aunque puede aparecer tambin como complicacin de una otitis media crnica reagudizada. La necrosis desarrolla un empiema en el espesor del hueso bajo la cortical mastoidea. Puede terminar drenando hacia la caja timpnica y hacia el exterior a travs de una perforacin timpnica o quedar encarcelada, destruyendo la cortical absceso subperistico y pudiendo extenderse hacia los espacio de cuello absceso de Bezold , hacia la pared posterior del CAE o hacia el malar.

La extensin puede ser interior hacia peasco provocando una parlisis facial o hacia el endocrneo produciendo complicaciones como el absceso subdural, la meningitis o el absceso cerebral.

Si no se diagnostica y se trata a tiempo y si no drena espontneamente hacia la caja timpnica aparecern las anteriores complicaciones. Clnicamente, la evolucin es tpica es la reaparicin del dolor a las dos semanas de la fase de supuracin de una OMA. El dolor es intenso, pulstil, y retroauricular que se suele extender hacia todo el hemicrneo.

Se suele acompaar de ebre y mal estado general. Ante un nio con antecedentes de OMA en las dos o tres semanas anteriores, en el cual persiste o reaparece la otalgia con ebre y acompaada o no de otorrea hay que sospechar y descartar una mastoiditis aguda. Las claves para el diagnstico son: La palpacin y percusin es muy dolorosa. Membrana timpnica afectada, en alguna de los estados de la OMA: Otalgias de origen no otgena referidas: En la inervacin sensitiva del odo participan los pares craneales V rama mandibular , IX, X rama auricular y los nervios cervicales auriculares mayor y occipital menor nervios cervicales C2 y C3.

Es necesario tener en cuenta esta compleja inervacin para entender por qu se produce otalgia en procesos ajenos al odo y alejados anatmicamente de esta. Entre las causas de otalgia no otgena se encuentran las siguientes: Patologa de la faringe y la laringe: El dolor referido en el odo de la regin farngea y amigdalar es vehiculado por la rama timpnica del nervio glosofarngeo IX y por la rama larngea superior del vago X desde la regin larngea.

Distinguimos entre dos grupos de patologas: La mayora son fcilmente identicables por la inspeccin. Suelen producir una otalgia importante que incluso puede ser la primera sintomatologa por la que consulta el paciente. Por lo tanto, cuando la otalgia se acompaa a una odinodisfagia en ausencia de patologa farngea aguda, se debe considerar como un signo de alarma.

En pacientes de mediana edad, con una otoscopia normal, debe descartarse siempre un proceso tumoral, y debe remitirse al especialista ORL para una exploracin completa. Patologa de la articulacin tmporo-mandibular A. Se caracteriza por un dolor profundo en el odo o en la zona preauricular que se acenta con el habla y fundamentalmente con la masticacin, debido a la artritis de la ATM o diversos trastornos de los msculos de la masticacin.

Despus de descartar el origen otolgico, por otoscopia, y el faringolarngeo por anamnesis y la exploracin, procederemos a la exploracin de la ATM, mediante palpacin en reposo y en movimiento encontrando un dolor selectivo en la articulacin afecta as como crujidos y asimetras entre el movimiento de ambas articulaciones. El tratamiento inicial se basa en dieta blanda y AINES, y el denitivo consistir en una frula de descarga y la jacin elstica a cargo del cirujano maxilofacial o el odontlogo.

Patologa de la cavidad oral: